Título:         Pan, educación, libertad

(Psomi, paideia, eleftheria)

Editorial: Tusquets

Género: policiaca

Introducción general obra /autor

OBRA

Se trata de la octava parte de la serie del comisario Kostas Jaritos y la tercera de la llamada “Trilogía de la Crisis” (Con el agua al cuello, 2010; Liquidación final,2012), ambientada en una pseudo-actualidad socio-económica de Grecia (en plan realidad distópica). Jaritos y su equipo deben dar con el que parece ser un asesino en serie de algunos miembros del comité estudiantil de la generación de la Politécnica contra la dictadura militar, acaecida 40 años antes.

AUTOR – Petros Márkaris (link a la ficha de autor)

 

Resumen general de la trama

Un billete de mil dracmas. Una familia la Nochevieja de un 2013 que no fue, aunque podría haber sido: la trama se sitúa en una realidad que nunca ha ocurrido, en la que una Grecia deprimida, retorna a la antigua moneda, anterior al Euro.

Se nos presenta a la familia del comisario Kostas Jaritos: su mujer Adrianí, su hija Katerina, su yerno, sus consuegros y Zisis, un personaje adoptado como uno más por el clan.

Katerina, que tiene un despacho de abogados para los necesitados (refugiados, estudiantes y gente sin recursos), recibe el caso de un joven al que han encontrado vendiendo droga. Por su historial previo, no parece ser culpable, motivo por el cual le pide a Jaritos que investigue dentro de la policía anti-droga. Sin embargo, el joven detenido decide confesar y terminar entre rejas.

Cuando el padre de este joven, un empresario del sector inmobiliario de notoriedad, viene a buscarlo al cuartelillo; Jaritos, que está presente, percibe que la relación paterno filial es bastante mala. A las horas, el empresario aparece muerto. Y solo será el primer cadáver.

En medio de un clima sociopolítico algo tenso, con manifestaciones y concentraciones aquí y allí, el comisario y su equipo deberán encontrar a un asesino que tras ejecutar unos disparos, deja atrás los cuerpos con un móvil del cual emergen (a modo de tono) las consignas de los estudiantes de la Politécnica en la época de la dictadura militar.

Opinión

Esta es mi primera vez con el escritor y el personaje de Kostas Jaritos. No obstante, se trata de la tercera parte de una trilogía y el octavo libro sobre este detective. Por ese motivo (y por el hecho de los nombres en griego), me ha costado un poco entrar en la narración. Supongo que los lectores que le sigan desde Noticias de la noche (1995) no tendrán ese problema.

Jaritos es la columna vertebral de la historia. Me recuerda en algo a Pepe Carvalho y, sin embargo, lucen como novedosos los rasgos de su humildad y su sencillez: podría ser nuestro vecino, pues es cercano y familiar. Es un personaje que ofrece cierta verosimilitud en la ficción sobre la que se escribe la novela.

 

Recomendación

Los seguidores de Jaritos disfrutaran una vez más del personaje y su familia. Una nueva dosis que, aunque cierra la trilogía de la crisis, deja una puerta abierta a nuevas tramas.

Para los nuevos lectores: se trata de novela negra mediterránea clásica. Recomiendo empezar por el primero de la serie para confraternizar más con los personajes.

 

VALORACIÓN LITERARIA

1/5

Gracias a su tiempo narrativo (en presente de primera persona), la novela adquiere mucho ritmo y hace que el lector siga de la mano del protagonista, toda la acción. Esto le otorga a la obra un dinamismo original, pero pierde en profundidad. El registro es algo llano, sin detenerse demasiado en las descripciones (aunque el costumbrismo, la comida y el reflejo de la sociedad y sus monstruos, tiene un peso importante en el relato).

Las reflexiones más profundas que lleva a cabo Jaritos en una voz interna, se dan cuando revisa el Dimitriakos (un diccionario griego) y entre trayectos de un escenario a otro en los que sucede la trama.

 

VALORACIÓN COMERCIAL

3/5

Al tratarse de una novela que forma parte de una serie, considero que es importante seguir el orden de publicación de las novelas: sabremos de donde vienen los personajes y evolucionaremos como lectores a su lado.

El lenguaje sencillo hace que sean novelas de fácil digestión y, por lo tanto, que funcionen a nivel comercial. Su ritmo, también atrapará hasta al lector más primerizo, que le cogerá cariño al protagonista por su sencillez y humildad.

Categorías: Reseñas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *